Envíos a todo el Perú

¿Es toda la radiación ultravioleta igual? | Los 3 tipos de rayos UV

El sol envía energía a la Tierra de varias formas diferentes:

  • Luz visible que puedes ver
  • Radiación infrarroja que sientes como calor
  • Y rayos de radiación UV que no puedes ver ni sentir

Afortunadamente, la atmósfera de la Tierra nos protege de la mayor parte de la radiación UV.

Aunque necesitamos cierta exposición a la luz solar para ayudar a nuestro cuerpo a producir vitamina D, un exceso de UV es peligroso.

El sol emite rayos UV (ultravioleta) que son perjudiciales para nuestra piel.

Sin embargo, la radiación UV también puede proceder de otras fuentes, como las camas bronceadoras y otras lámparas de tecnología similar (como los láseres, la iluminación de plasma) y algunas lámparas fluorescentes.

Más del 95% de la radiación UV del sol que llega a la superficie terrestre es UVA.

Gran parte de los UVB y casi todos los UVC son absorbidos por el oxígeno y el ozono de la atmósfera terrestre.

¿Cuáles son los tipos de radiación ultravioleta y qué hacen a la salud de nuestra piel? 

Los 3 tipos de rayos UV

Rayos UVA y UVB

La luz UVA es una de las dos longitudes de onda ultravioleta con las que entramos en contacto más a menudo dentro de nuestra atmósfera.

Tienen una longitud de onda mucho más larga que los otros dos tipos. Debido a su longitud, los rayos UVA penetran en las capas más profundas de la piel.

También se sabe que la radiación de luz UVB incide en nosotros a través de nuestra atmósfera.

Sin embargo, gran parte de esta radiación es absorbida por la capa de ozono.

Estas formas de radiación tienen longitudes de onda más cortas y penetran en capas más superficiales de la epidermis.

¿Qué problemas de salud causan los UVA y los UVB?

Ambos tipos de luz ultravioleta pueden causar no sólo quemaduras solares, sino también efectos más permanentes.

Pueden surgir síntomas de envejecimiento prematuro debido a una exposición excesiva a los rayos UVA y UVB.

Esto puede incluir decoloración, manchas solares blancas o marrones, y/o arrugas que aparecen antes en la vida.

Además, pueden empezar a aparecer diversos cánceres de piel junto con la alta exposición.

La exposición a los rayos UV tiene efectos a corto y largo plazo.

Los efectos a corto plazo incluyen quemaduras solares, posibles ampollas y descamación de la piel.

Los efectos a largo plazo de la exposición crónica a los rayos UV incluyen el fotoenvejecimiento (decoloración de la piel, manchas solares blancas o marrones y arrugas prematuras) y la formación de tumores inducidos por los rayos UV (cáncer de piel).

Rayos UVC

En lugar de rebotar en la atmósfera como hace la luz UV de tipo A, los rayos UVC son absorbidos por la capa de ozono junto con algunas de las longitudes de onda UVB.

A pesar de ser el rayo UV más peligroso y radiactivo, tienen longitudes de onda mucho más cortas y no se sabe que tengan efectos nocivos, simplemente porque no pueden atravesar la capa de ozono de la Tierra.

Cómo protegerte de los Rayos UV

Puedes evitar que los rayos UVA y UVB penetren en tu piel utilizando protectores solares de calidad médica y manteniéndote alejado de las camas solares y de la exposición al sol en grandes cantidades.

Mantenerte en la sombra, llevar ropa protectora y usar gafas de sol que absorban los rayos UV puede ayudarte a mantenerte seguro y sano.